7.11.16

Programación de noviembre


Ese mes tuvimos muchísimas ideas. Octubre había sido
récord en despidos y separaciones
y ahora se desataba un ingenio imbatible:
cada día me esperaba alguien en el escritorio, chicos
que parecían salidos de un concurso de twist, con una explosión
de Red Bull en las pupilas y carpetas naranjas
donde se leía: “La expedición de Frank”, o
“Fuga en el restaurante persa”, o “Meteorología
para niños”. Paralelamente, mi desinterés por la creatividad
fue creciendo con mis vagabundeos al final de la tarde.
Una vez llegué hasta un río congelado, pasados los últimos barrios
del oeste -y pensé que podríamos
encontrarnos. ¿Me ibas a reprochar algo?
Hace años le habías dicho a mi madre
que estaba criando delincuentes:
viví con miedo de que la profecía se cumpliese, convencido
de que cualquiera de mis pasiones podía
causar una catástrofe bursátil. Así aprendí
a no desear, mirando a esos adolescentes de camisas a cuadros
vaciar sus rifles de aire comprimido contra una lata, como
si la amistad fuese un suburbio de Londres, y la fama,
una pestaña helada entrando en nuestras vidas.

*Pegboard Lawn Marker, Tamar Cohen (su web aquí), 2012.
*Programación de noviembre, incluido en Una premonición queer (Zindo & Gafuri, 2015), de Aníbal Cristobo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada